Iniciar Sesión

Acceso mediante UVUS

Usuario
Contraseña *

Historia y contexto

La propuesta que se presenta en esta memoria es un Grado en Ingeniería Informática - Ingeniería de Computadores que sustituirá a la actual titulación de Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas, que se ha venido impartiendo ininterrumpidamente en la E.T.S. de Ingeniería Informática desde el curso 1996-97. La siguiente tabla, muestra la demanda de este título en los últimos años:

  03/04 04/05 05/06 06/07 07/08 08/09
Ingeniero Técnico en Informática de Sistemas 243 257 251 242 189 157

Los estudios de informática en la Universidad de Sevilla, no obstante, iniciaron su andadura mucho antes, en el año 1985 en la antigua Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial, que más tarde se transformaría en la Escuela Universitaria Politécnica. Estos estudios consistían en un título de Diplomado en Informática con especializaciones en gestión y en sistemas físicos. En el año 1989, la Diplomatura se complementó con un título de Licenciado en Informática que tenía las mismas dos especializaciones y empezó a impartirse en la E.T.S. de Ingeniería Industrial. En el año 1990 se creó la Facultad de Informática y Estadística, a la que se adscribieron no sólo las titulaciones de Diplomado y Licenciado en Informática, sino también la de Diplomado en Estadística, que hasta entonces se había impartido en la Facultad de Matemáticas.

El año 1996 supuso un punto de inflexión ya que tras su homologación por parte del Consejo de Universidades se implantaron en la Universidad de Sevilla las actuales titulaciones de Ingeniería Informática, Ingeniería Técnica en Informática de Gestión e Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas. Todas ellas estaban adscritas a la Facultad de Informática y Estadística y sustituyeron a las anteriores titulaciones de Diplomatura y Licenciatura. El siguiente gran hito se produjo en el año 2001, cuando el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó la creación de la E.T.S. de Ingeniería Informática, a la que fueron adscritas las tres titulaciones de Ingeniería Informática, mientras que la Diplomatura en Estadística fue adscrita de nuevo a la Facultad de Matemáticas.

En este tiempo han sido casi tres millares de estudiantes los que han obtenido alguno de los títulos en informática que impartimos o hemos impartido. La inmensa mayoría ha tenido oportunidad de desarrollar prácticas en empresa en alguna de las casi 200 entidades colaboradoras, lo que les ha permitido completar su formación y estar mejor preparados para su incorporación al mercado laboral, que es de un 100%. Es más, aproximadamente el 25% de nuestros egresados trabajaba de forma regular durante el desarrollo de sus estudios y casi un 35% de forma esporádica. Aunque los puestos iniciales que desempeñan nuestros egresados están relacionados con programación, casi un 53%, a lo largo de su carrera profesional es destacable el porcentaje de egresados que alcanzan puestos de responsabilidad superior como jefe de proyecto o gerente de negocio, un 10% aproximadamente.

El proceso de migración hacia las nuevas titulaciones adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior se inició en el año 2006, con la puesta en marcha de un posgrado en Informática compuesto por un Máster Universitario en Ingeniería y Tecnología del Software y un programa de doctorado sobre la misma temática. Desde entonces hemos seguido trabajando en el diseño de nuevas titulaciones de grado y de máster.

Justificación

La justificación científica y técnica de este grado viene determinada por la continua innovación y evolución científico-técnica en los campos de informática, electrónica de consumo y redes de comunicaciones de datos. Este hecho, junto con el alto grado de penetración social que tienen estas áreas científico-tecnológicas, avala por sí sólo este título. Así, aspectos como el continuo desarrollo de la microelectrónica, la aparición de cada vez más dispositivos programables de alta densidad, la aparición de nuevas vías de comunicación digital o el incremento en complejidad de las redes de datos y la necesidad de manejar de forma adecuada el creciente volumen y complejidad de los mismos, muestran el vigor y actualidad de este campo científico-técnico, cuya presencia es extremadamente cuantiosa en las revistas y congresos científicos, en los programas de I+D+I tanto europeos como nacionales y locales, así como en el tejido industrial y su consiguiente impacto económico.

Por otra parte la Ingeniería de Computadores es un campo con un marcado carácter multidisciplinar, lo que potencia aun más su interés científico-técnico. Para mostrar este carácter, a modo de ejemplo con plena actualidad, podemos considerar el caso de los dispositivos portátiles y/o de aplicación específica, frecuentes en los procesos industriales y la electrónica de consumo, donde el diseño de computadores en forma de sistemas empotrados cuenta con numerosas aplicaciones. A menudo se exige que estos sistemas operen en condiciones muy restrictivas: bajo consumo, pequeño tamaño, conectividad limitada, etcétera. Son estas restricciones las que propician que el diseño de estos sistemas específicos requiera métodos multidisciplinares en los que el desarrollo del hardware, esto es, de la electrónica y del software que va a operar en ellos deben estar altamente integrados para cumplir las especificaciones. Estos métodos de desarrollo cuentan con fases en que es necesario decidir qué partes de la funcionalidad va a implementarse en hardware y cuáles en software dando lugar a las metodologías conocidas como codiseño hardware-software.

Además, en cada vez más aplicaciones modernas se exige que estos dispositivos tengan una variedad de capacidades de interconexión, por lo que es habitual que combinen varias tecnologías que proporcionan conectividad y acceso a redes de comunicación: Ethernet, Bluetooth, Wifi, Wimax, etcétera. En la actualidad se ha hecho efectivo el antiguo paradigma de que “la red es el computador” por lo que es una necesidad la integración de la conectividad y protocolos de red asociados desde el inicio del diseño de cualquier sistema empotrado.

Con respecto a la justificación académica, se podrían establecer dos referentes. El primero de ellos viene dado por organizaciones de prestigio como ACM e IEEE, desde donde proponen cinco titulaciones independientes dentro de la informática [1]: Ingeniería de Computadores [2], Ciencias de la Computación, Ingeniería del Software, Sistemas de Información y Tecnologías de la Información. Entre estas titulaciones, la Ingeniería de Computadores juega un papel primordial al ocuparse del diseño, implementación y mantenimiento de los sistemas informáticos en los que se basan las múltiples aplicaciones de los mismos y el creciente entramado de servicios de la sociedad de la información.

Por último, el Grado en Ingeniería Informática – Ingeniería de Computadores se justifica también desde la perspectiva profesional por la demanda de innovación en nuevas tecnologías por parte de la sociedad en general y del sector productivo en particular. Esta demanda exige a la universidad que forme profesionales altamente cualificados que sean capaces de emprender y liderar proyectos de desarrollo en Ingeniería de Computadores y/o Redes. En efecto, en los últimos 40 años la aplicación industrial de los computadores ha pasado de concentrarse en unos cuantos problemas estratégicos a ser la base de casi todas las soluciones tecnológicas integradas en la electrónica de consumo, los sistemas de control digital y, en general, todos los componentes que implementan la sociedad de la información. De este modo, los computadores, los sistemas basados en microprocesador, las comunicaciones y las redes de computadores cubren aplicaciones que van desde los grandes centros de proceso de datos hasta los teléfonos móviles o a dispositivos dedicados de control industrial, pasando por los ordenadores personales.

En este sentido cabe mencionar dos informes que avalan lo anteriormente expuesto. En el marco europeo, el consorcio Career-Space, formado por grandes compañías de tecnologías de la información y las comunicaciones que trabajan en colaboración con la comisión europea, ha elaborado un conjunto de directrices curriculares [3] en las que se pone de manifiesto la importancia de combinar elementos de ingeniería electrónica e informática en un curriculum ya que esto satisface plenamente las necesidades de la industria. Por otro lado, a nivel nacional, la demanda social de titulados superiores se refleja de forma clara en un proyecto, subvencionado por la Dirección General de Universidades del Ministerio de Educación y Ciencia y coordinado por la fundación Universidad-Empresa [4], que concluye que las enseñanzas de ingeniería informática han estado entre las 10 titulaciones universitarias más demandadas por las empresas durante la última década, y entre las cinco más demandadas dentro del ámbito técnico

Finalmente, a modo de resumen, podemos concluir que la titulación de Grado en Ingeniería Informática - Ingeniería de Computadores queda plenamente justificada por los siguientes motivos: i) Es una disciplina académica madura con competencias, materias y metodologías claramente establecidas; ii) es una disciplina que tiene una excelente acogida por parte de los estudiantes, que han podido formarse una idea inicial clara sobre sus contenidos gracias a su gran implantación en la sociedad; iii) es un perfil profesional de alto interés y amplia demanda en nuestro contexto socioeconómico.

Referencias

[1] Computing Curricula 2005. ACM/AIS/IEEE-CS. 2005.

[2] Computer Engineering 2004: Curriculum Guidelines for Undergraduate Degree Programs in Computer Engineering. IEEE-CS/ACM. 2004.

[3] Directrices para el Desarrollo Curricular. Career Space. Oficina de Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas. 2001.

[4] Las Demandas Sociales y su Influencia en la Planificación de las Titulaciones en España en el Marco del Proceso de Convergencia Europea en Educación Superior. Fundación Universidad-Empresa. 2004.