Iniciar Sesión

Acceso mediante UVUS

Usuario
Contraseña *

Historia y contexto

La propuesta que se presenta en esta memoria es un Grado en Ingeniería Informática - Tecnologías Informáticas que sustituirá a la actual titulación de Ingeniero en Informática, que se ha venido impartiendo ininterrumpidamente en la E.T.S. de Ingeniería Informática desde el curso 1996-97. La siguiente tabla, muestra la demanda de este título en los últimos años:

  03/04 04/05 05/06 06/07 07/08 08/09
Ingeniero en Informática 247 272 214 208 151 170
Segundo ciclo 68 47 54 55 55 51

Los estudios de informática en la Universidad de Sevilla, no obstante,iniciaron su andadura mucho antes, en el año 1985 en la antigua Escuela Universitaria de Ingeniería Técnica Industrial, que más tarde se transformaría en la Escuela Universitaria Politécnica.Estos estudios consistían en un título de Diplomado en Informática con especializaciones en gestión y en sistemas físicos.En el año 1989, la Diplomatura se complementó con un título de Licenciado en Informática que tenía las mismas dos especializaciones y empezó a impartirse en la E.T.S. de Ingeniería Industrial. En el año 1990 se creó la Facultad de Informática y Estadística, a la que se adscribieron no sólo las titulaciones de Diplomado y Licenciado en Informática, sino también la de Diplomado en Estadística, que hasta entonces se había impartido en la Facultad de Matemáticas.

El año 1996 supuso un punto de inflexión ya que tras su homologación por parte del Consejo de Universidades se implantaron en la Universidad de Sevilla las actuales titulaciones de Ingeniería Informática, Ingeniería Técnica en Informática de Gestión e Ingeniería Técnica en Informática de Sistemas.Todas ellas estaban adscritas a la Facultad de Informática y Estadística y sustituyeron a las anteriores titulaciones de Diplomatura y Licenciatura.El siguiente gran hito se produjo en el año 2001, cuando el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobó la creación de la E.T.S. de Ingeniería Informática, a la que fueron adscritas las tres titulaciones de Ingeniería Informática, mientras que la Diplomatura en Estadística fue adscrita de nuevo a la Facultad de Matemáticas.

En este tiempo han sido casi tres millares de estudiantes los que han obtenido alguno de los títulos en informática que impartimos o hemos impartido.La inmensa mayoría ha tenido oportunidad de desarrollar prácticas en empresa en alguna de las casi 200 entidades colaboradoras, lo que lesha permitido completar su formación y estar mejor preparados para su incorporación al mercado laboral, que es de un 100%.Es más, aproximadamente el 25% de nuestros egresados trabajaba de forma regular durante el desarrollo de sus estudios y casi un 35% de forma esporádica.Aunque los puestos iniciales que desempeñan nuestros egresados están relacionados con programación, casi un 53%, a lo largo de su carrera profesional es destacable el porcentaje de egresados que alcanzan puestos de responsabilidad superior como jefe de proyecto o gerente de negocio, un 10% aproximadamente.

El proceso de migración hacia las nuevas titulaciones adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior se inició en el año 2006, con la puesta en marcha de un posgrado en Informática compuesto por un Máster Universitario en Ingeniería y Tecnología del Software y un programa de doctorado sobre la misma temática.Desde entonces hemos seguido trabajando en el diseño de nuevas titulaciones de grado y de máster.

Justificación del título

Andalucía es la comunidad que ha experimentado un mayor crecimiento en el número de usuarios de Internet desde el año 2005, con aproximadamente un 20% del total de nuevos usuarios en España, fue la primera con nivel de accesibilidad AAA en los portales oficiales y se encuentre en la fase conocida como Ventanilla Única, como paso previo al estadio de Administración Electrónica en el que sólo se encuentran unas pocas comunidades a día de hoy. Por lo tanto, tampoco es de extrañar que al analizar las tendencias de crecimiento del mercado informático por comunidades autónomas sea Andalucía la que más ha progresado en lo que llevamos de década [3, 6].

Dentro del panorama andaluz, la provincia de Sevilla destaca por haber crecido a un ritmo muy superior al resto de las provincias en materia de Sociedad de la Información y el Conocimiento.Si unimos a este dato el hecho de que nuestros egresados han conseguido una incorporación al mercado de trabajo local de un 100%, está claro que hemos jugado un papel crucial en esta evolución de Andalucía en general y de Sevilla en particular.Dicho en otras palabras, la formación ofrecida recientemente por nuestro centro ha sido de la calidad necesaria para conseguir un impacto positivo en el tejido productivo de su entorno.

Por todo lo expuesto anteriormente, es evidente que de no realizar esta propuesta correríamos el riesgo de poner trabas al crecimiento que nuestra provincia y nuestra comunidad están experimentando en el cam­po de la Sociedad de la Información y el Conocimiento.A continuación se proporciona una justificación más detallada de las tres intensificaciones que se ofertan en esta propuesta de título.

Justificación de la intensificación en Sistemas de Información

El concepto de sistema de información amplía la idea de un sistema informático, que pasa a ser uno de los elementos, junto con otros como personas, documentos, productos o servicios que interactúan para dar cuerpo a un sistema mucho más complejo. La savia de este tipo de sistemas es la información, que se intercambia en forma de datos entre los distintos agentes unas veces mediante procedimientos automáticos y otras mediante la intervención humana. Desde esta perspectiva global, el papel del componente informático debe ser siempre analizado en función de los objetivos de la organización en la que se integra.

En las recomendaciones curriculares de la ACM/AIS [1] encontramos un muy buen referente a la hora de definir el campo de trabajo de un profesional especializado en sistemas de información. Los sistemas de información se presentan como sistemas complejos cuyo diseño, desarrollo y mantenimiento requieren tanto experiencia de carácter técnico como organizacional. El papel de los sistemas de información es vital en la identificación y análisis de problemas en el seno de una organización, así como para el soporte en la toma de decisiones. Se trata, además, de un área de trabajo de muy amplia aplicación, en ámbitos tan variados como la empresa, los sistemas sanitarios, la administración o cualquier tipo de organización con necesidades de gestión de información.

Dado el carácter multidisciplinar de los sistemas de información, en esta intensificación del Grado en Ingeniería Informática - Tecnologías Informáticas se adquieren conocimientos y se desarrollan habilidades de muy diversa índole. A las capacidades propias de un Ingeniero Informático, centradas en el desarrollo e integración de aplicaciones informáticas, se añaden las específicas de la intensificación relacionadas con los aspectos organizacionales, empresariales, de interacción y de comunicación propios de los sistemas de información.

Justificación de la intensificación en Tecnologías de la Información

Si Sistemas de Información se centra en el papel de la información en las organizaciones, con mayor énfasis en la componente organizacional, Tecnologías de la Información tiene un mayor énfasis en la componente técnica, ya que se ocupa de proporcionar el soporte necesario para que se pueda sacar partido a la información mediante la selección, creación, aplicación e integración de tecnologías informáticas.

Estamos ante un campo que, en su más amplio alcance,engloba todos los aspectos asociados a las tecnologías informáticas. Aspectos en parte ya cubiertos por la formación básica y común del Grado en Ingeniería Informática - Tecnologías Informáticas. Si recurrimos nuevamente a las recomendaciones de ACM [7], veremos que la intensificación en Tecnologías de la Información de la presente propuesta completa el cuerpo de conocimientorecomendado, añadiendo a las capacidades del Ingeniero en Informáticaaquéllas que profundizan en campos como: tecnologías de red; tecnologías, servicios y aplicaciones web, administración y mantenimiento de sistemas, arquitecturas orientadas a servicios, metodologías centradas en usuario y organización, arquitecturas distribuidas, sistemas de comunicación y servicios de red avanzados, así como computación móvil.

Sin duda alguna se trata de áreas que sustentan muchos de los cambios económicos y sociales del mundo actual. Su rápida evolución se ha convertido en una seña de identidad de las Tecnologías de la Información: nuevas tecnologías aparecen continuamente y empujan a una constante evaluación de las existentes. Este doble papel, capacidad de impulsar y adaptarse a una rápida evolución debe ser tenida muy en cuenta en la formación proporcionada por el Grado en Ingeniería Informática - Tecnologías Informáticas, en general, y especialmente en la intensificación en Tecnologías de la Información.

Justificación de la intensificación en Computación

Las ciencias de la computación están siendo testigo de profundos cambios en la concepción de la tecnología de la Información: Internet, la Web 2.0, los nuevos modelos de computación, la complejidad de los nuevos sistemas de cómputo y de gestión de la información, etcétera. Los cambios se producen por los adelantos científico-tecnológicos que provienen a su vez de nuevas formas de entender la computación y del procesamiento de la información. La necesidad de avanzar en el conocimiento susceptible de innovación se traduce en la exigencia de nuevos resultados teóricos, científicos, experimentales y tecnológicos para sustentar la innovación.

El avance tanto en la Inteligencia Artificial como en los modelos de computación proveen paradigmas donde se resuelven problemas tan variados como pueden ser de diseño de hardware y software, así como su verificación, o la resolución práctica de problemas computacionalmente difíciles, que son demasiado complejos para ser resueltos de manera satisfactoria con sistemas clásicos. De hecho, los dos aspectos (los paradigmas antes mencionados y los problemas de alta complejidad a los que nos enfrentamos) crecen al unísono puesto que nuestros sistemas son cada vez más complejos gracias a la investigación, y la investigación se nutre a su vez del planteamiento de problemas relacionados con la complejidad de los sistemas en los que estamos inmersos (problemas computacionales, biológicos, de la Web social, de ingeniería del conocimiento, etcétera). La aparición de nuevo software, hardware y algoritmos obliga a la comunidad científica a considerar asuntos clave como la seguridad de los sistemas, su verificación, su aplicabilidad, potencia computacional, así como la formalización de conceptos asociados a su estudio. Esto obliga a los científicos a cuidar con detalle no sólo el diseño de los sistemas, sino su especificación y la posibilidad de razonamiento con dicha especificación. Por ejemplo, es ampliamente admitido que sólo si estos sistemas son verificados por herramientas formales, se evita la aparición de ciertos errores ocultos que pueden ser en el futuro catastróficos; igualmente, el diseño de nuevos paradigmas de computación debe llevar emparejado su contrapartida lógica y computacional que permita estimar y comprender la potencia y la fiabilidad del cómputo.

Existen tres aspectos fundamentales en los que una formación adecuada del profesional o investigador le capacitaría para trabajar en el ámbito descrito anteriormente. Estos aspectos son el de la formalización, usando herramientas lógicas, computacionales y matemáticas, la abstracción de procesos complejos para poder inspirar nuevos algoritmos, sistemas o soluciones y la capacidad de comprender nuevas formas de procesamiento de la información y/o conocimiento. Para la adecuada formación y capacitación se necesita, por tanto, una formación que refleje de manera adecuada el estado del arte en las Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial.

Referencias

[1] Curriculum Guidelines for Undergraduate Degree Programs in Information Technology. ACM/IEE. 2008.